Tal vez el mayor de los desafíos en la vida de pareja es olvidar los cuentos infantiles

Esos cuentoscuentos que me contaron de niño y que despertaron mi imaginación. Que fueron útiles para aprender tantas cosas que necesitaba aprender en esos años: especialmente los sentimientos. Yo a esa edad, quería ser Caballero del Rey Arturo y encontrar a mi Blanca Nieves. También despertó en mí el sentimiento de odio hacia la maldad de la bruja y la repulsión hacia la perversidad del Lobo Feroz. Recuerdan los títeres cuando le gritábamos al “malo”….MUERETE!!!??? ….que tiempos aquellos, con que inocencia los vivimos a esa edad!!!!.

Lo que nunca supimos sin embargo es que esos cuentos dejaron en nuestras  almas el anhelo de vivir esas fantasías.

Será por eso que cada vez que las cosas no me resultan como en esa fantasía, rápidamente aparecen los sentimientos de rabia, de mirar la ceguera ante lo que yo creo que debe ser y me  llevan a juzgar con la misma severidad con que juzgaba a la bruja???

Será que no nos damos cuenta como los sentimientos de nuestra alma no nos permiten ser felices? Será que no nos damos cuenta que seguimos sintiendo como niños? Tal vez la tarea de hoy no es la misma del ayer, donde lo único que importaba era sentir que éramos felices y sin responsabilidad. Tal vez no nos hemos dado cuenta que crecimos. Y que, como adultos, para satisfacer nuestra necesidad de amor, de felicidad,  primero debemos construir el amor del día a día dentro de nosotros mismos.

Creo que construir el amor dentro de nosotros nos obliga, en primer lugar a reconocer lo que somos hoy.

Somos Príncipes? Somos Princesas? Si quisiéramos saber si lo somos, podríamos intentar compararnos con alguno que nos parezca cercano. ¿Les parece CRISTO? Tal vez esa imagen nos ayude a ver a lo mejor en nosotros lo que nos falta para que me puedas ver como un Príncipe. Tal vez permita ver mejor la bruja que somos o el Lobo Feroz en que nos hemos convertido a lo largo de nuestra vida.  Y lo peor de todo es que además, nos cuesta mucho darnos cuenta de esto, porque no queremos sentirnos responsables de “aquello” en lo que nos hemos convertido. Nos duele reconocer lo que no somos. Nos cuesta aceptar que no somos el Caballero de la Brillante Armadura y La Princesa Encantadora.

Y esa es una gran trampa: elegimos nosotros ser lo que somos? 

Muchas veces no nos detenemos a reflexionar sobre como llegamos a ser lo que somos. Muchas veces no somos capaces de ver que toda nuestra vida social nos ha impulsado a ser “eso”. Desde nuestra raza, nuestros ancestros, nuestros padres, nuestros amigos, el colegio, la universidad, las ciencias, toda la sociedad nos ha llevado inconscientemente por el camino de volvernos solo unos animales con ropaje de seres humanos.

Esa es la fuerza de la manada unida al deseo de supervivencia del más fuerte y regida por el placer del mínimo esfuerzo. 

La manada nos da la estabilidad del pertenecer, en vez de afrontar la incertidumbre de conducirnos como seres libres y soberanos. La manada nos da la seguridad de la sobrevivencia, y tal vez por eso le reclamamos a la sociedad lo que no estamos dispuestos a conquistar por nosotros mismos. La manada nos lo da todo!!!!…. pero nos pide una sola cosa…..NUESTRA LIBERTAD DE SER DISTINTOS; PROPIOS; UNICOS. Y lo peor es que no nos dimos cuenta….vivíamos felices como niños…..

Será por eso que estamos esperando a nuestro príncipe? 

Será por eso que queremos que sea como yo quiero o siento que debe ser? Será por eso que nunca podemos encontrar al Príncipe o a la Princesa que anhela nuestro corazón? Será por eso que nos surgen frases desde dentro que nos hacen decir: Es que no te das cuenta?,  pero todo el mundo piensa así! Porqué quieres algo diferente?  Porqué no te adaptas? No es más fácil y simple?….así todos seríamos felices….

Tal vez esa propuesta que formulamos ahora, cuando las cosas no son como quisiéramos, es precisamente lo contrario a lo que debiéramos hacer. Esa propuesta es amar lo que me gusta, es amar lo que está socialmente aceptado, es amar lo que aprendí a querer como niño. Esa propuesta es una fantasía incumplida que espero que el otro la cumpla para mi. A propósito de esto recuerdo una enseñanza cristiana que tiene más o menos este sentido: Te amo a ti. Te amo en lo particular, en lo individual, te acepto tal cual eres!!! Te amo distinto, diferente, único….Amo al ser humano que eres y amo también al animal que eres. Te amo para que seas la posibilidad de tu propia libertad. 

Es ahí donde aparece el desafío de ser pareja en el mundo real…..Debo reconocer y tu también, que no eres  el Caballero de la Brillante Armadura, ni tampoco la Bella Durmiente…. Solo eres TU, ni más ni menos: SOLO ERES TU!

Tal vez si pensara y sintiera en lo más profundo de mi ser que cada vez que te digo que te amo, me estoy comprometiendo a buscar dentro de mi las fantasías que me impiden verte;  a eliminar dentro de mi todos los juicios que considero como verdades esperando que tu las aceptes y compartas en vez de buscar la verdad que existe dentro de ti; tal vez si me doy cuenta que para construir la fantasía a la que aspiro debo aceptar el dolor de aceptar lo que soy y desde ese lugar donde puedo ver mis propias imperfecciones, pueda llegar a reconocer la viga que tengo en mi forma de percibir en vez de criticar la paja que veo en tu forma de ver las cosas.

Tal vez si me doy cuenta que el amar requiere de la voluntad y el compromiso conmigo mismo primero antes que contigo, el compromiso por ser YO una mejor persona y desde ese lugar poder regalarte mi trabajo hecho para ti…..solo tal vez…..pueda llegar a entender que el sentido de la vida que los cuentos de príncipes y hadas dejaron en mi alma son un camino posible…..pero también un camino largo.

Pero es un bello camino; un camino en el que, SI NOS AMAMOS EN SERIO A NOSOTROS MISMOS, podré sentir la paz de  caminar a tu lado, cada vez más cerca de alcanzar esa fantasía…, sin que la mezquindad de lo que soy, me haga convertirme en un motivo.

Mientras tanto solo puedo ofrecerte mi trabajo interno, mi búsqueda incesante para mejorarme, mi esfuerzo y sudor helado cada vez que me doy cuenta lo animal que he sido. Y tal vez, sabiendo que tu sufres con lo que tu eres, podré apelar a tu comprensión y misericordia, porque sé que también te sientes imperfecto, sé que también te sabes más animal que ser humano, sé que al igual que yo….caminas a mi lado.

Tal vez lo único que puedo pedirte  es tu generosidad. Esa como la del que cargaba al hombre que caminaba en las arenas…..….cuando no pueda caminar, cuando la fatiga del  trabajo interior  me ciegue de rabia por la falta de logros….cuando no quiera dar un paso más….solo si te es posible a ti, ten misericordia y cárgame en tus hombros, cómplice mío. Yo me comprometo a cargarte en los míos, si mis fuerzas me lo permiten.

Y si ambos estamos agotados…..paremos un rato…no forcemos la marcha….descansemos… déjame sentir  tu piel, tus ojos, tu cuerpo al lado mío….es un regalo de AMOR…igual que el regalo de  La Blanca Nieves y el Príncipe…..Tal vez un beso de amor nos despierte, nos anime a caminar….  Y tal vez podrás darme un poco de agua ….. o tal vez podré subirte a la grupa de mi caballo blanco para seguir hacia nuestro castillo.

‎(A mis hijos….que dejaron de ser niños….ahora son hombres)

3-04-2012

Anuncios

Para que queremos educación gratuita y de calidad?

Nuestro sueño es ser valorados por lo que somos y en lo que queremos convertirnos.

Hoy leí un comentario respecto a la polémica de la Educación Estatal o Pública con la siguiente pregunta:

¿QUÉ UNIVERSIDADES PRIVILEGIARÁ EL ESTADO? ASPECTOS PARA ENTENDER LA CONTROVERSIA EN EDUCACIÓN SUPERIOR Debates sobre educación superior en Chile

http://graydr.com/

La pregunta que me surgió de su lectura en un momento tan trascendente para el futuro desarrollo de las generaciones venideras e la siguiente:

¿Es posible garantizar una educación gratuita y de calidad que no éste sujeta a los intereses de sus propietarios?

Y sea este el Estado, las confesiones religiosas o los empresarios privados?

¿Es posible que una organización con “propietarios” realmente se aboque a desarrollar personas que contribuyan al desarrollo social humano de bien?

Frente al tema de la “propiedad de los medios sociales”, (léase cualquier organismo social), se genera una “lipiria” enorme porque toca las fibras más intimas de cada uno de los individuos. Al final pareciera ser que quien pone la plata pone la canción.

¿No será hora de dejar que la educación sea libre, autofinanciada por el reconocimiento social del valor de cada ser? Y por ende, se financia en la medida del verdadero valor que agrega el educador a cada educando, o sea su contribución real.

Esto requeriría dejar de pensar solo en términos económicos y ampliar la mirada. Desarrollar un modelo de medición de resultados más humano. Que esta medición refleje realmente la contribución que cada actor educativo le “agrega” a cada persona, tanto en el ámbito cultural, social y/o físico..

Una utopía que requeriría ponernos de acuerdo en “CUAL ES EL VALOR INTRÍNSECO QUE CADA SER TRAE PARA SER REALIZADO EN EL MUNDO” También pone la pregunta de ” COMO LA SOCIEDAD RECONOCE EL VALOR UNICO, EXCLUSIVO, PROPIO” y que en comunidad se transforma en SOCIAL, de cada persona que participa de nuestra “SOCIEDAD”.

Tal vez sería un punto de partida para abordar de una vez por todas, las causas profundas que subyacen en nuestra convivencia social y que fuertemente hoy la “voz del los sin voz” reclaman la inconsistencia entre el discurso y su materialización.

Quisiera poner una paradoja respecto de quién merece ser mejor financiado en términos de “EDUCACION”: El campesino que crió a su hijo como campesino y lo acompañó a lo largo de toda su vida para ser “un hombre de bién” o una institución con muchos edificios, profesores taxis que ni siquiera saben el nombre de su alumno, menos su historia biográfica, pero que le meten a presión todo lo que la investigación mundial científica ha descubierto en la historia humana, con tal de que pueda lucir un cartón que se le vendió como medio para asegurar el valor de su empleabilidad, fijada por “los propietarios” de los medios sociales?

Para mi el problema no es ni público, ni estatal. Para mí, el problema de fondo es PARA QUE QUEREMOS SERES EDUCADOS.

El sentido del trabajo en comunidad

EImagel ser de la comunidad Colegio de Consultores de Chile lo estamos construyendo juntos entre todos para que sea una comunidad que contribuya efectivamente a la sociedad, a partir de la individualidad de cada uno de los socios que quieran sumarse en este emprendimiento.

  Este foco será el eje con el que impulsaré las acciones de la Institución en este período y al que todos están cordialmente llamados. 

  Y sea este llamado para todos aquellos que piensen, sientan y quieran entregar más que lo recibido, ya que solo lo que hemos recibido de otros unido a aquello que hemos agregado por nosotros mismos, a través de nuestra propia y exclusiva identidad, es lo  que nos permite identificarnos como CONSULTORES.

  Un fuerte abrazo a todos mis colegas.

Juan Ignacio Cristi D.